Acción Sindical | Empleo


ARTÍCULO


Empresas de contratación de servicios: Contratas y subcontratas.

En la actualidad una de las prácticas más habituales de las grandes empresas, es la externalización y descentralización de parte de sus actividades a través de empresas de contratación de servicios. Aunque el desembolso económico que supone contratar estos servicios es muy elevado, las empresas potencian cada vez más un sistema que permite una mayor relajación en la responsabilidad jurídica de tener una plantilla fija.

Como consecuencia de esta política empresarial, hay una serie de factores que se están viendo afectados en el ámbito laboral y en la negociación colectiva:

 
  • Se están produciendo cambios estructurales en las composiciones de las plantillas de las empresas.
  • Las condiciones laborales se están diversificando.
  • Cada vez hay más diferencias entre los trabajadores de un mismo centro de trabajo.
  • Cuando en estos centros conviven trabajadores de diferentes empresas, efectuando los mismos trabajos, la negociación colectiva es más difícil de abordar, se reducen las posibilidades de dar una respuesta unitaria a los diferentes conflictos que surgen en el terreno laboral, y como resultado es el propio trabajador el que se ve obligado a negociar sus condiciones de trabajo individualmente.

Uno de los sectores más afectados es el colectivo de Tecnologías de Información y Comunicación (TIC), donde son cada vez más numerosos los trabajadores dedicados a la Informática que trabajan en una empresa, pero que perciben su salario desde otra, con la que apenas mantienen contacto. Estos trabajadores utilizan las herramientas y la infraestructura de la empresa en la que prestan servicios, fijan vacaciones y turnos de trabajo coordinándose con el resto de empleados del centro de trabajo, e incluso dependen jerárquicamente de los responsables del centro de trabajo donde prestan servicio.

Este tipo de prácticas se regulan en el Art. 43 del ET Cesión de Trabajadores que establece que será ilícita toda cesión que no se efectúe a través de una empresa de trabajo temporal; en la situación anteriormente expuesta nos encontramos con un claro ejemplo de Cesión ilegal de trabajadores, pues la actividad se limita al suministro de la mano de obra necesaria para el desarrollo de un determinado servicio.