Normativa


La Ley 8/1980, de 10 de marzo, del Estatuto de los Trabajadores, ha sido reformada por la Ley 11/1994, de 19 de mayo, por la que se modifica determinados artículos del Estatuto de los Trabajadores, del Texto Articulado de la Ley de Procedimiento Laboral y de la Ley sobre Infracciones y Sanciones en el Orden Social.

En el título II del Estatuto de los Trabajadores se han introducido importantes novedades. Así, se da nueva redacción a los artículos dedicados a la promoción de elecciones, a la celebración de éstas o a las funciones de la mesa electoral, al mismo tiempo que se crean nuevas figuras e instituciones jurídicas, como la oficina pública de registro de actas o el procedimiento de reclamaciones en materia electoral, en el que se sustituye la actuación de órganos tripartitos por un sistema arbitral.

Por todo ello, y en virtud de la disposición final cuarta de la Ley 11/1994, de 19 de mayo, que habilita al Gobierno para elaborar un Reglamento para la celebración de elecciones a los órganos de representación de los trabajadores en las empresas, se dicta el presente Real Decreto de aprobación de dicho Reglamento.

El Reglamento contiene tres capítulos claramente diferenciados. El capítulo I sustituye al anterior Real Decreto 1311/1986, de 13 de junio, sobre normas para la celebración de elecciones a los órganos de representación de los trabajadores en la empresa, introduciendo los nuevos elementos que configuran el procedimiento electoral. Asimismo, se mantiene la regulación de los sectores con procedimientos electorales específicos. El capítulo II establece el régimen jurídico de la nueva oficina pública de registro, depósito y publicidad, dependiente de la autoridad laboral. Por último, el capítulo III contiene las normas de desarrollo del procedimiento arbitral de impugnación de elecciones sindicales a representantes de los trabajadores en la empresa, creado en el artículo 76 del Estatuto de los Trabajadores.


(Arts. 1.5, 62 y 63 del E.T. y

arts. 5 y 9 del Reglamento de EE.SS.)


La unidad electoral utilizada por el E.T. no es la empresa, sino el centro de trabajo.

El artículo 1.5 del E.T. define el centro de trabajo como «la unidad productiva con organización específica, que sea dada de alta, como tal, ante la autoridad laboral».

La empresa sólo es unidad electoral cuando tenga un único centro de trabajo.

En consecuencia, la unidad electoral se determina de la siguiente forma:

a) La empresa, cuando sólo exista un centro de trabajo.

b) El centro de trabajo, cuando haya varios centros de trabajo en la misma empresa.

c) La agrupación de centros de trabajo.

El artículo 63.2 del E.T. permite la agrupación de centros de trabajo cuando una empresa tenga en la misma provincia o en municipios limítrofes dos o más centros de trabajo cuyo censo no alcancen los 50 trabajadores pero que en su conjunto lo sumen, en cuyo caso se elegirá un Comité de Empresa conjunto.

La agrupación de centros de trabajo para elegir Delegados de Personal no es posible.

Es decir, a efectos de poder elegir un delegado o tres Delegados de Personal, según proceda, no es posible agrupar varios centros de trabajo de una misma empresa, sin que se pueda aplicar por analogía lo previsto en el artículo 63.2 del E.T. para la elección a Comités de Empresa, según reiterada doctrina del Tribunal Supremo (Sta. 31-01-2001, recurso número 1959/2000; Sta. 19-03-2001, recurso número 2012/2000).