Editorial. Octubre 2017

Luisa López Alba.
Luisa López Alba.

Aunque la actividad en verano no ha cesado, ha sido un tiempo relativamente tranquilo. Pasadas las vacaciones afrontamos este último trimestre con las energías renovadas, y nos va a venir bien, tenemos por delante unos meses de duro trabajo.

El próximo 31 de diciembre vence nuestro Convenio, y como cada 4 años, tenemos que negociar unas nuevas condiciones. Es nuestro propósito contar con la opinión de todos y todas vosotras, mediante la participación en una encuesta que lanzaremos a través de una plataforma digital.

A la hora de negociar, debemos tener en cuenta siempre el marco en el que se desarrolla nuestra actividad, la situación económica, el mercado de trabajo, etc, una serie de variables que no dependen de nosotros pero que influyen directamente para llegar a acuerdos.

Por tanto, los objetivos que nos marquemos estarán basados en la defensa del empleo, el manteni-miento del poder adquisitivo, proponiendo medidas que supongan mejoras en nuestras condiciones de trabajo.

Acabamos de firmar un acuerdo con la empresa de bajas voluntarias incentivadas, que ofrece unas condiciones muy ventajosas para los trabajadores y trabajadoras que puedan adscribirse.

Lo criterios de selección marcados en este plan son objetivos y garantizan que la salidas no sean traumáticas, formas, que como vemos cada día en la prensa, es la norma general en la actualidad.

La Sección Sindical de CCOO nos sentimos satisfechos con el resultado, y así lo ha visto la plantilla; son numerosas las muestras de apoyo, felicitaciones y agradecimientos que estamos recibiendo por avalar con nuestra firma este acuerdo.

A principios de verano se ha celebrado el 11 Congreso Confederal CCOO, al que CCOO-MAPFRE ha asistido con voz y voto, Ignacio Fernández Toxo ha dado paso a Unai Sordo, como nuevo Secretario General.

En su primer discurso ha recalcado que se deben fortalecer la presencia del sindicato en los centros de trabajo, para responder a los grandes retos que exige un mundo laboral en constante transformación, en el que el sindicato se va a dejar la piel para resolver los desafíos que tiene el mundo del trabajo, donde la temporalidad y los despidos baratos están a la orden del día.

Unai ha recalcado que tenemos que estar orgullosos de lo que somos y seguiremos siendo, y que nuestra presencia y trabajo es necesario en las empresas y en la sociedad.

Mientras redactamos este EXTRAFILIAD@S, el problema de Cataluña se encona cada vez más y CCOO, como primera fuerza social del país, hace una apuesta inequívoca por situar en cauces distintos a los que han conducido a escenarios tan indeseados como los vividos el domingo, 1 de octubre, haciendo un llamamiento a sustituir la estrategia de la tensión y el enfrentamiento por la del diálogo y la negociación: Negociación, deliberación y democracia son la vía.

Las consecuencias de este conflicto, como ocurre históricamente, las sufrirán los trabajadores y trabajadoras tanto de Cataluña como del resto de España, por eso debemos estar muy unidos y dejar a un lado los “bandos” y “banderas” porque en CCOO defendemos los intereses de los trabajadores y trabajadoras.

Todo el apoyo y cariño a nuestros compañeros y compañeras de Cataluña.