25 Noviembre 2018. Día Internacional contra las violencias Machistas.


Hasta hace muy poco, a penas nos enterábamos de lo que ocurría en lugares muy lejanos, pero hoy en día, vivimos en un mundo globalizado y la intercomunicación es intensa.

 

En pleno siglo XXI, tenemos que aprovechar toda esa información, para no permanecer impasibles ante la constante violación de los derechos humanos que supone la violencia contra las mujeres en todas sus formas y manifestaciones.

Naciones Unidas ya definió la violencia contra la mujer como “todo acto de violencia de género que resulte, o pueda tener como resultado un daño físico, sexual o psicológico para la mujer, inclusive las amenazas de tales actos, la coacción o la privación arbitraria de la libertad, tanto si se produce en la vida pública como en la privada.”

Por ello, el próximo 25 de Noviembre, Día Internacional de la Eliminación de la Violencia contra la Mujer, desde la Sección Sindical de CCOO queremos poner el foco de atención en esa “otra realidad” de muchas mujeres, con la que normalmente convivimos, a veces más cerca de lo que nos pensamos o que aun estando lejos, no debería dejarnos indiferentes.

 

Hablamos de la violencia de género.

 

Violencia que afecta a mujeres en todas las culturas, que puede ocurrir a lo largo de todo el ciclo de vida de una mujer y que abarca situaciones tales como:

  • El matrimonio en la infancia.
  • La mutilación genital.
  • El abuso sexual.
  • La violencia doméstica.
  • La explotación y la discriminación legal…etc.

En todos los casos, los efectos de la violencia de género son múltiples y muy graves. Desde lesiones físicas que pueden quedar, como síndromes de dolor crónico, daño muscular y del esqueleto, infecciones y enfermedades de transmisión sexual, etc. Y si nos centramos en los efectos psicológicos, en los últimos años se ha comprobado que pueden ser incluso más graves que los físicos.

 

Y ésta es “la otra realidad” en la que viven muchas mujeres en el mundo.

 

La violencia contra las mujeres es una pandemia que afecta a todos los países, incluso a aquellos que han realizado progresos en esta materia.

 

En todo el mundo, el 35% de las mujeres ha experimentado violencia física o sexual por parte de la pareja o violencia sexual cometida por una persona que no era su pareja.

 

Y si nos centramos en algunos colectivos, hay grupos de mujeres especialmente vulnerables a la violencia: mujeres como las que pertenecen a minorías, las mujeres indígenas, las refugiadas, las mujeres migrantes, las que viven en comunidades rurales o remotas, las mujeres indigentes, las recluidas en instituciones o detenidas, las niñas, las mujeres con discapacidad, las mujeres de edad y las mujeres en situaciones de conflicto armado, etc.

 

Por eso en este día, desde la Sección Sindical de CC.OO. en MAPFRE queremos sensibilizar, concienciar y llamar la atención sobre el problema de la violencia contra la mujer.

 

La desigualdad de géneros persiste en todo el mundo y como consecuencia de ello, la violencia contra las mujeres y niñas sigue siendo en la actualidad una de las violaciones de los derechos humanos más extendidas, persistentes y devastadoras del mundo: esto es INADMISIBLE.

 

Se trata de un problema sin resolver, un asunto importante y pendiente en las sociedades de hoy en día. Y para atacarlo, se requiere de esfuerzos enérgicos por parte de los gobiernos, los estados, y de la sociedad en general. Y nosotros como ciudadanos y ciudadanas, así debemos de exigirlo a nuestros representantes.

La erradicación de la violencia contra la mujer, debería ser el compromiso de TODOS Y TODAS, por un mundo más justo y más digno.

 

Por eso en este día, desde la Sección Sindical de CCOO en MAPFRE queremos sensibilizar, concienciar y llamar la atención sobre el problema de la violencia contra la mujer.